LUCES AZULES SE TRADUCE EN MÁS CALORÍAS

24 septiembre, 2018

Sin tabletas en la mesa. No solamente es de mala educación, las investigaciones de la Universidad de Northwestern sugieren que antes de las comidas, la exposición a la luz azul, como el tipo emitido por una computadora portátil, tableta o teléfono inteligente, puede hacer que comas más. En el estudio se demostró que quince minutos después de haber estado expuestos a la luz azul, las personas sintieron un aumento en el hambre que duró dos horas. Ciertos tipos de luz pueden activar las regiones del cerebro que regulan el apetito y el metabolismo, dice el autor del estudio Phillis Zee, Ph.D. M.D. Esto puede alterar los ritmos naturales de la insulina y la producción de glucosa, lo que afecta el hambre como resultado, dice ella. El desconectarse de estos aparatos y comer reduciendo la velocidad de forma consciente y centrándose en desgustar los alimentos, según otras investigaciones muestran, puede ayudar a que su cuerpo registre una sensación de plenitud mucho más rápido.